Parroquia Octavio Cordero eligió a su juez de paz

.:: Servicios Corporativos ::.

Home
Parroquia Octavio Cordero eligió a su juez de paz

126-web-IMG 2596

Lucía Elizabeth Llivisaca Durazno, de 32 años de edad, fue elegida el 30 de octubre como Jueza de Paz de la parroquia Octavio Cordero, con ella suman cinco las personas que ostentan este cargo en Azuay y que tienen como fin contribuir en la solución de conflictos de su comunidad.

 

La justicia de paz es un sistema impulsado por el Consejo de la Judicatura para garantizar el acceso efectivo de los servicios de justicia en las áreas rurales y urbano marginales del país, según lo determia la Constitución y el Código Orgánico de la Función Judicial.

 

El proceso de elección inició en agosto pasado cuando los 16 lideres comunitarios se reunieron para conocer acerca de la justicia de paz. Posteriormente se realizó la Asamblea Comunitaria en la que eligieron a los candidatos, quienes el 28 y 29 de octubre fueron capacitados por personal provincial del Consejo de la Judicatura en temas vinculados a la promoción de la cultura de paz.

 

El 30 de octubre, una vez finalizada la capacitación, varios representantes comunitarios eligieron de manera consensuada y voluntaria a su Juez de Paz. La elección estuvo dirigida por Anabel Riofrío, Promotora Nacional del Sistema de Justicia de Paz.

 

Riofrío dio a conocer que entre las competencias de la jueza de paz está resolver conflictos individuales, comunitarios, vecinales y contravenciones. Aclaró que en ningún caso podrá resolver hechos o actos de violencia contra mujeres, niños, niñas y adolescentes, ni disponer la privación de la libertad, ni prevalecer sobre la justicia indígena.

 

Lucía Llivisaca manifestó que “ser jueza de paz representa una oportunidad para colaborar con mi parroquia y crecer como persona con el apoyo de mis vecinos. Buscar el bien común para todos nosotros solucionado los problemas de manera amable, sin llegar a juicios”.

 

Para la Directora (e) del Consejo de la Judicatura de Azuay, Jenny Ochoa Chacón, “el sistema de justicia de paz es digno de resaltar, porque además de promover acuerdos y soluciones amistosas, se capacita a las comunidades en sus derechos y garantías procesales”, dijo.

 

Con la elección de Llivisaca, Azuay cuenta con cinco jueces de Paz en las parroquias Tarqui, San Sebastián, Güel, Sidcay y Octavio Cordero Palacios, esta última tiene una población de 2.271 habitantes y está ubicada al norte de Cuenca.

 

DIRECCIÓN COMUNICACIÓN AZUAY